7 sept. 2009

#07

Había un hombre alto con un niño pequeño, y una chica joven con carpeta corría atrapando el aire entre sus piernas, y una mujer elegante con el pelo recogido cuyos tacones se imponían a cada paso, y dos abuelos encamisados caminaban mirando al suelo hasta sentarse a mi lado. Fui observando a todo el mundo mientras subían la calle, tuve la extraña sensación de que si los examinaba detenidamente sus movimientos acabarían relenteciendo poco a poco hasta quedar congelados. A lo lejos y en el centro, un chico alto con polo a rayas y tejanos claros caminaba buscando algo. Tomé aire, él sonrió, inspiré profundamente y recordé que una vez le había comentado que me gustaban mucho los chicos con polo.

1 comentario:

  1. Y mientras, la chica de la carpeta lo observaba todo con una sonrisa de artista que acaba de darse de cabeza contra su musa favorita.


    ¡miau
    de
    leche
    fría!

    ResponderEliminar