30 ene. 2014

Lady Madrid

Antes de empezar...
Esta es una entrada que tenía pendiente desde hace tiempo, de esas que se te quedan en la cabeza y te impiden seguir con el resto con normalidad. Para aquellos que me preguntaron sobre mi ruta un tanto "foodie" por Madrid y para eliminar una cosa más de mi lista de tareas. 


Escapamos a Madrid el pasado Noviembre por trabajo, no por el mío, así que tuve la suerte de poder meterme en su maleta, subirme al coche y viajar a su lado para disfrutar y conocer un poquitín más la capital. Salimos de Barcelona a las 5 de la madrugada y mirando por el espejo retrovisor tuve la sensación de haber levantado el sol para el resto del mundo. Llegamos alrededor de la 13:00h, habiéndonos parado para desayunar y estirar un poco las piernas. Después de pasar por el hotel y avisar de nuestra llegada, fuimos a comer. No fue tan rápido como buscar el primer restaurante cercano, no. Nos fuimos de la Calle de Atocha hasta el barrio de las Salesas y allí encontramos Lo Siguiente.

Un bistro-bar de mesas altas e interior cosmopolita. Acogedor, fresco, comida de calidad y precios razonables. ¡Empezamos bien! Al salir y con la tripa llena, paseamos por la zona, hicimos un reconocimiento y...como no iba a disfrutar de la buena compañía todos los días decidimos pasar la tarde en el Retiro.




"El parque del Retiro luce precioso en otoño" lo había leído aquí y allí... y es cierto: sus colores, la luz, la temperatura... ¡y el Palacio de Cristal! una maravilla... Pasamos la tarde con cámaras en mano e imaginando esto, aquello y lo otro. 



Volvimos al hotel para abrigarnos un poquitín más y seguir visitando (y caminando) hasta la hora de cenar por el barrio de las Letras.


Conocimos La Taberna del Chato gracias a "Madrid Cool Blog", queríamos cenar de pinchos y fue todo un acierto. A medio camino entre los pinchos y los montaditos, todos deliciosos, con una presentación cuidada, servicio amabilísimos (todo hay que decirlo) y  precio más que asequible.




Al día siguiente desayunamos en la panadería/cafetería Harina con vistas a la Puerta de Alcalá (y la mar de a gusto) para volver a disfrutar del Retiro, visitar la biblioteca y aprovechar las pocas horas en compañía. Después de comer cerca del hotel me quedé sola y dispuesta a trastear Madrid de punta a punta, pedí consejo a mis seguidores de instagram y resultaron ser mejor que una guía, un blog o cualquier otra cosa. 
¿Primera parada para merendar? Olive.



La crêperie Olive la tenía apuntada en mi libretita de sitios a los que quería ir. Desde que empecé a seguir Con Botas de Agua mis ganas de visitar Madrid iban creciendo y gracias a Bea y a la guía Mamma Proof pude disfrutar de lugares como este. ¡Y de una crêpe de nutella de vicio!
Pasé el resto del día caminando de un lado a otro, sin soltar la  cámara, foto aquí, foto allí... localizando restaurantes y lugares de mi lista hasta llegar a la La Central de Callao (C/ Postigo de San Martín, 8) y perderme entre estanterías de libros. A la hora de cenar volví a estar acompañada de Xavi y de un amigo nuestro, David. 


Al día siguiente tenía decidido visitar todas las cafeterías, restaurantes y pastelerías que me fueran posible. De ese modo iba conociendo nuevas zonas de la ciudad gracias a la ruta que me había marcado. Así que si para ello debía desayunar dos veces, tomar tés aquí y allí y comer más veces al día de lo normal, lo haría. ¡Sacrificio donde los haya! Así que a las 8 de la mañana entré en Fonty y... me trasladé a Francia.
Su nombre hace referencia a la ciudad francesa Fontainebleau y de su interior no hay que decir que es de 10. Ambiente cálido para empezar la mañana disfrutando de un buen desayuno, con aires entre parisinos y de la costa este de EEUU, con obrador a la vista de todos, pastelitos con una pinta deliciosa y con pinceladas del mismo azul, el mismo "bleau", en diferentes elementos del interior. ¡Me encantó!



A lo largo de la mañana, en el barrio de Salamanca, me encontré con El Kiosko del Pan (C/ de Don Ramón de la Cruz, 67) y entré a tomar un té. Podéis conocerlo bien, aquí, es otro de los lugares que conocí a través del blog de Bea.
Visité también Federica & Co y me enamoré perdidamente del lugar y de todo.


Para la hora de comer me dirigí a Motha (Calle de Santa María, 39). Eran tantas las recomendaciones y ¡tan acertadas! Resulta que lo tenía a tiro de piedra del hotel, así que no lo dudé ni un segundo y fue todo un flechazo. Motha, handmade, con espiritu slow life y eco-friendly en barrio de las letras ¡y aceptan mascotas!, nada más entrar, una pared de pizarra te da la bienvenida y la carta del día/semana. Disfruté del mejor cous-cous, la mejor crema de calabaza, un delicioso bizcocho de limón... me gustó tanto que volví al día siguiente.



La tarde la pasé de compras y disfrutando del atardecer en la azotea del Círculo de Bellas Artes, de una merienda con David y una visita al Mercado de San Antón. La cena, en compañía de nuevo, fué una cena romántica y tranquila en el café La Fábrica


Última mañana en Madrid y último desayuno. Así que me planté en el barrio de La Latina para disfrutar del desayuno en Café Molar (C/ de la Ruda 19) y sus libros. Allí compré el libro de la ilustradora Laura Pacheco, Le'ts Pacheco! Una semana en familia, de la que me declaro fan, de ella y de su blog. Café Molar es una cafetería-librería, acogedora, sencilla, rodeada de libros y vinilos y una sala de exposiciones en la planta baja.


Paseando por el centro después de comer me encontré con la famosa Chocolatería de San Ginés ¿y qué queréis que os diga? Sí, entré y pedí unos churros con chocolate deseando que mi plan de haber visitado Madrid a pie cumpliese con su parte.

Para la próxima vez me quedaron por degustar los siguientes lugares :

Maricastaña, Bar & Kitchen Corredera Baja de San Pablo, 12
Olivia te cuida Santa Teresa, 8
La Mimé C/ Padilla, 41
Magasand C/ Columela, 4
Pomme Sucré Barquillo, 49
Luzi Bombón Castellana, 35

4 comentarios:

  1. que ganas me acaban de entrar de ir a Madrid y desayunar o merendar en todos esos sitios maravillosos!

    ResponderEliminar
  2. Vero! Que ilusión! No habia visto este post! Mil gracias!
    Me alegro de que disfrutarais de Madrid. La próxima vez no te perdono no tomar un café juntas. Besotes!
    Bea

    ResponderEliminar
  3. Hola Verónica,
    estoy redactando en mi blog mi particular ruta 'foodie' de Madrid donde reconozco que la tuya me ha servido de gran ayuda. Te he linkado y mencionado por si tienes curiosidad (espera a que la cuelgue en condiciones que todavía estoy en ello).
    Comentarte sobretodo que Motha CERRÓ el 1 de enero de 2015, el día antes de mi llegada a Madrid! Nos quedamos con las ganas Y_Y

    Siendo tú de Barcelona (y casi que yo también) a ver si un día nos conocemos en algun sitio guai. ¿no? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, no me había fijado que finalmente habías publicado mi comentario. ¡Muchas gracias! :) Por cierto, te sigo en Instagram aunque no suelo comentar mucho :P y este fin de semana asistiré a las SJME last edition. Me encantará conocerte en persona y escuchar tu testimonio ;)

      Eliminar