25 oct. 2014

El Otoño

No sé qué tiene el Otoño que al contrario de la imágen melancólica que se le atribuye, a mi me llena de energía día tras día (siempre he sido de estaciones intermedias). 

El recogimiento, la luz diferente que tienen los días, las tazas de té, la leche caliente, las reuniones familiares, las largas sobremesas, meterme en la cocina, trabajar intensamente con Mama Bird, las ganas enormes de pintar después del trabajo (por cierto, ¿os he dicho que me han salido durezas en las manos y muñecas de tanto pintar? No dejo de alucinar cuando lo veo) todo me apetece muchísimo más y creo que es importante que así sea. 

Por eso mismo participo en Moeraki Sábado 1 porque es importante contagiar y dejarse contagiar (nutrirse, dicen Olga y Patricia) ahora que empiezan las autoexploraciones hacia dentro y los días son más cortos. 

¡A exprimir el fin de semana al máximo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario