9 may. 2010

#16

De lo minúsculo nacen los hechos que nos revelan como personas. De mi cabeza, tus pájaros. De las corrientes de tus manos, mi cuerpo se llena de ti por horas y horas. Bailamos libres. Regreso por momentos. Nunca he ido demasiado lejos pero estoy más aquí que antes y no hay nada mejor que amanecer en tu cintura, ni nada más hambriento que desayunar con tu sonrisa.

2 comentarios:

  1. Te sigo desde que vi que Carla te había dedicado una entrada. Por una parte es triste o injusto no poder conocer blogs tan interesantes o por otra curioso, ya que gracias a ella llegué a éste. Me gusta mucho lo que has escrito.
    Muac :B

    ResponderEliminar
  2. A mí me gusta desayunar sonrisas acompañadas de abrazos cuando hace frío, sientan muy bien :)

    Un besito.

    ResponderEliminar