10 mar. 2015

BIRDS FROM HEART

Empecé a encontrar el equilibrio que comentaba aquí el día que por fin pudimos disfrutar de un fin de semana súper slow en Masia La Garriga. Lo necesitaba muy mucho y la verdad es que no había mejor plan para desconectar y reconectar de nuevo que ese. Tengo que decir que parte del premio me tocó en el concurso de Instagram de @masialagarriga y la otra parte fue cosa mía (necesitaba algo más que una noche para coger aire junto a mi chico, Javier Gargallo, así que decidimos alargar la estancia).

¿Y qué mejor que pintar al aire libre para "volver"?


Me llevé las acuarelas, los pinceles y trozos de papel cortado que me quedaban por casa. Él se llevó la cámara, el trípode... ¡y así salió el video!  Llegamos el viernes por la tarde/noche, disfrutamos de una cena deliciosa en la casa y descansamos en la habitación número 4 "La Gran", con vistas a Montserrat.



No tenemos palabras para describir el fin de semana en la masia. Un trato atento y familiar inmejorable, unos desayunos para salir rodando, un picnic para medio día totalmente handmade, cenas deliciosas en total tranquilidad, bosques y rutas para perderse, un cielo repleto de estrellas por las noches, amiguitos perrunos por doquier y la tranquilidad absoluta de sentirnos como en casa.


No hicimos nada en especial. No nos llevamos libros, ni tampoco salimos de escursión (aunque nos lo habíamos planteado). Disfrutamos de los alrededores e interiores de la casa, de la naturaleza animal y vegetal, del estar juntos sin nada más que hacer y le prometimos a Nuria y a su familia que volveríamos pronto. Muy, muy pronto.



2 comentarios:

  1. Qué paz da verte pintar Verónica! Hace tiempo que está en nuestra lista hacer una visita a Masia la Garriga... A ver si podemos hacer una escapada.
    Un besote bien grande y tenemos que encontrar un huequito para vernos y charlar un rato no?

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el vídeo, sería genial que nos regalases este tipo de posts más a menudo :))

    ResponderEliminar